Esta perrita pastor alemán preciosa y cariñosa paso su primer año de vida encerrada en una habitación sin salir apenas y rodeada de sus heces, al cedernosla su dueño y salir al mundo ha descubierto la libertad y felicidad, es muy lista y aprende rápido, su casa de acogida ya la ha enseñado a dar la patita, sentarse, y pasear con correa, feliz de la vida se siente ahora, solo le falta un hogar definitivo. Si quieres conocerla contactanos en:

mail:   actividades@elhocico.org